BIENVENIDOS A SHALOM!

  Del  corazón del  Pastor

Mensaje Pastoral Noviembre 2020
 
Todos los años, a finales de noviembre, el presidente de los Estados Unidos decreta indulto oficial para el “Pavo Nacional del Día de Acción de Gracias”. Durante esta alegre ceremonia, un presidente señaló: “Nuestro invitado de honor parece un poco nervioso. Nadie le ha dicho todavía que lo voy a indultar”. El pobre pavo tenía una buena razón para estar inquieto, y era que sin una absolución, estaba condenado a ser la cena para festejar el día de acción de gracias.
Nosotros estamos en una situación similar en lo que respecta a nuestro pecado. Sin el perdón de Dios, vamos camino a una muerte eterna segura. Esta condición es el resultado directo de nuestros errores. El Texto Sagrado lee: “Porque la paga del pecado es muerte”, (Romanos 6:23). Sin embargo, podemos ser librados de esa condenación porque el Hijo de Dios cargó nuestros delitos y pecados sobre su cuerpo en la cruz, “para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuimos sanados”, (1 Pedro 2:24). Esto sucede porque esa sangre vertida en la cruz, derramada desde ese cuerpo santo, nos limpia de todo pecado. Nuestro indulto fue decretado desde el púlpito de aquella cruz en el Gólgota. La pregunta obligada es: ¿cómo responderemos a ese sacrificio sustituto; a ese perdón inmerecido; a ese regalo de salvación? Pensemos bien cómo responderemos, porque nuestra decisión tendrá repercusión eterna.
En Shalom estamos agradecidos de nuestro indulto santo, y celebramos con júbilo el significado de la identidad que trae consigo. Somos redimidos; no tenemos deuda; ¡Cristo la pagó! Esto nos convierte en hijos de Dios por adopción! Entonces eso merece que nos gastemos para él. No hay dinero que pueda pagar lo que Cristo hizo por nosotros. Lo único que nos pide es nuestra actitud de adoración. Y cuando así lo hacemos, vivimos agradecidos todo el tiempo. El agradecimiento de expresa con D.E.S. Dedicación, Entrega, Servicio. ¡Que se te note!
Llegamos precisamente al mes del agradecimiento. La tradición celebra un día al año sobre este tema. El cristiano vive agradecido siempre. Pero utilizamos como gancho este momento para unirnos a la tradición y enfatizar en lo que representa ser agradecido. Nadie vive esclavo de un favor, pero vive toda una vida agradecido por él. Este mes comenzamos las festividades navideñas, conmemorando ese desprendimiento del Padre Celestial, al enviar a Su Hijo Amado a indultarnos. Por esa razón, y muchas más, celebramos con alegría, a pesar de estas circunstancias atípicas que esta pandemia nos ha obligado a enfrentar. Nuestra razón de vivir es Cristo y por siempre estaremos de él agradecidos.
Hay varias actividades programadas este mes en nuestra congregación. Está atento al calendario en nuestras redes sociales y en la página oficial de la iglesia para que seas parte de ellas. Nuestra página es: www.crshalom.org. Allí encontrarás toda la información que necesitas y a su vez, te dirige a nuestras redes sociales.
Aunque el corona-virus nos ha trastocado a todos de alguna forma, no nos quita el deseo de servir y mucho menos de celebrar con alegría y agradecimiento. Así es Shalom; así es tu iglesia. Siempre demostramos a nuestra comunidad y al mundo que somos conforme al corazón de Dios.
Te ama...Tu Pastor.