BIENVENIDOS A SHALOM!

  Del  corazón del  Pastor

Mensaje Pastoral Diciembre 2019

 

 

 

     Para los cristianos la Navidad es un tiempo muy especial. No es simplemente un recuerdo, ni un mero símbolo; ni menos aún una especie de cuento o de juego para gente menuda. Ni simplemente un modo de que los adultos puedan sentirse niños de nuevo, al menos por unos días.

     La Navidad es un tiempo litúrgico en el que renovamos la conciencia de un acontecimiento que sigue teniendo plena vigencia: la segunda Persona de la Trinidad, ha nacido en un pesebre de Belén. Dios se ha hecho hombre, se ha hecho niño, entrando así en la historia humana y su lógica. Por tanto, en un momento dado, en un lugar determinado, a través de una cultura que Él quiso asumir con todas las consecuencias, llegó al cumplimiento del “tiempo preciso”. A partir de entonces, no se ha retirado ni se ha retractado de ese acontecimiento definitivo, que ha cambiado la vida del mundo y sigue, como un redentor, expandiendo su salvación en el tiempo y en el espacio de cada uno y de todos, a la vez que pide nuestra colaboración para que su amor llegue hasta los confines del mundo.

     Dios sigue viviendo como hombre en Jesús resucitado. Esa humanidad Santísima está en el seno de la Trinidad. El Vencedor de la cruz sigue intercediendo por nosotros ante Dios Padre. Sigue presente, también, en esta tierra, especialmente en la Iglesia y en su misión, actuando por medio del Espíritu Santo en los corazones y en las culturas que le acogen. Sigue naciendo cada vez que alguien se abre al Amor con mayúsculas (el de Dios) o al amor con minúscula, hacia los demás, que es, según el apóstol Juan, camino y manifestación, al menos incipiente y siempre necesario, del amor a Dios.

     ¡Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz! Ese fue el mensaje que las huestes celestiales trajeron armoniosamente a aquellos pastores, aquella noche especial, y que sigue retumbando hoy en nuestros oídos y latiendo en nuestros corazones, porque aun hoy anuncia que Cristo el Mesías, no nació por accidente, sino, para cumplir una misión, en la que tú y yo fuimos y somos el propósito primordial. Tenemos la responsabilidad moral de compartir la mejor noticia que jamás se halla pregonado: “¡Nació Jesús, el Mesías!”

     En Shalom lo celebramos con júbilo. Somos partícipes de ese evento especial, porque pertenecemos al propósito de Dios al enviar a Su Hijo a esta Tierra. Tenemos varias actividades acordes con la época navideña, así que te exhorto que te hagas partícipe de ellas, y te unas a nuestra celebración. Ya estamos cerrando un capítulo más en nuestras vidas, y queremos hacerlo con fuerzas, reconocimiento y satisfacción, pero también con espectativas de lo que nos promete el 2020. Únete a esas actividades, y te aseguro que te sentirás en familia. Por eso somos una iglesia conforme al corazón de Dios. La pastora Magaly y este servidor, te deseamos una época llena de felicidad y alegría. Feliz navidad! Recuerda: ‘Jesus is the reason of the season”

     Te ama…Tu Pastor!