BIENVENIDOS A SHALOM!

  Del  corazón del  Pastor

Mensaje Pastoral Enero 2021
  

Hemos comenzado un año nuevo y todos tenemos metas, proyectos, anhelos, etc. Es por eso muy importante que comprendamos la gran verdad que nos revela Eclesiastés 1:9: “Nada hay nuevo debajo del sol”. Para el Dios que servimos, no hay nada que lo impresione, nada que lo sorprenda, porque fue Él quien creó todas las cosas. Este nuevo año que apenas estamos comenzando, tiene promesas de bendición para todo aquél que crea en ellas. Génesis 17:21 dice: “Mas Yo estableceré mi pacto con Isaac, el que Sara dará a luz para este tiempo, el año que viene”. Hay promesas de bendición que ya están en el corazón de Dios para nosotros, que aun no están a la luz de otros. Dios nos dice que para este tiempo tendremos la promesa cumplida, si creemos en ella. En la Biblia, versión RV1960, hay 3565 promesas; algunas incondicionales y otras condicionales. Incondicionales, porque no depende de ningún ser humano ninguna acción para que Dios, en Su misericordia las realice. Condicionales, porque en ellas tenemos que hacer algo de nuestra parte para que Dios, en Su misericordia las lleva a ejecución. Así que si es incondicional o condicional, está ahí para ti y para mí. Solo tenemos que esperar en la voluntad perfecta de Dios. 

Si fuera verdadera la creencia popular de que las pasas sirven para mejorar la memoria, después de leer el capítulo 8 de Deuteronomio, comeríamos muchas pasas, pues el énfasis de las exhortaciones de Moisés son a recordar y a no olvidar. Pero trata también de una tierra llena de bendiciones prometida al pueblo de Dios. Hoy podemos recibir esa promesa también. Dios nos está diciendo que si recordamos sus promesas y vivimos para alcanzarlas, nuevas oportunidades se presentarán para tomar las decisiones correctas que nos van a llevar a una mejor estabilidad emocional y financiera, pero mejor aún, espiritual.

Entonces, miremos adelante con fe, esperanza y expectativas. Dios no cambia; Él es el mismo. A pesar de las experiencias que nos presentó el 2020, ayudaron a crear carácter en muchos de nosotros y sin importar las adversidades, siempre el amor de Dios se impuso. 

En Shalom entramos al 2021 con esas expectativas que nadie puede cambiar. Dios nos ha hablado de bendiciones y creemos en cada una de esas promesas. Nuevo año, nuevo comienzo, nuevos planes, nuevos retos, nuevos proyectos, nuevas victorias, nuevas cosechas. Únete al grupo expectante de hermanos y hermanas que han hecho resolución de echar mano al arado y continuar con la labor que Dios les ha ofrecido, y han tomado la decisión de decir “presente; aquí estoy Señor; envíame a mí”.

Este es nuestro mes de oración y queremos honrar a Dios en él. El tiempo invertido en este asunto, no cae en saco roto, sino que produce bendición y alegría en nosotros al sentir la satisfacción de cumplir con Dios y con nuestra iglesia. 

Deseo de todo corazón que este nuevo año les traiga cosas buenas en todos los aspectos. Que la bendición no se aparte de sus vidas y que esa bendición produzca en cada uno el deseo de devolverle al Señor tanta misericordia con servicio. Así continuaremos demostrando a nuestra comunidad y al mundo que somos conforme al corazón de Dios.

Te ama... Tu Pastor.