BIENVENIDOS A SHALOM!

  Del  corazón del  Pastor

Mensaje Pastoral Enero 2020

 

 

 

     Cuando cruzamos una calle transitada acompañados de nuestros hijos pequeños, nietos, o ancianos, le extendemos la mano y decimos: “Apriéta mi mano bien fuerte y no la sueltes”, y ellos se aferran a esa mano lo más fuerte que pueden, porque así lo sentimos. Pero hay algo muy práctico y cierto en esto: nunca deberíamos depender de la fuerza con la que ellos se aferran a nosotros; lo que los sostiene y protege es nuestra manera de tomarlos de la mano. Por eso el apóstol Pablo insiste: “…fui también asido por Cristo Jesús”, (Filipenses 3:12). O mejor aun, en otras palabras: “¡Cristo me sostiene la mano!”.

 

     Una cosa es cierta: lo que nos mantiene a salvo no es cómo nos asimos o aferramos a Dios, sino la fuerza con que Él nos sostiene. Nadie puede separarnos de sus manos; ni el diablo, ni nosotros mismos. Una vez que estamos en ellas, Cristo no nos soltará jamás. Tenemos esta certeza: “Y Yo, (Cristo), les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano. Mi Padre que me las dio, es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre”, (Juan 10:28-29).

 

     Una doble seguridad: nuestro Padre celestial de un lado y nuestro Señor y Salvador Jesucristo del otro, rodeándonos como una abrazadera. Estas son las manos que formaron las montañas y los océanos, que arrojaron las estrellas en el espacio, que crearon todo lo que existe. Nada en esta vida, ni en la futura, “nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús, Señor nuestro”, (Romanos 8:39). 

 

     Comienzo de un año nuevo. Dios, en su infinita misericordia, nos ha sostenido hasta aquí. Estamos agradecidos por todas las experiencias vividas en este 2019 que acaba de finalizar, y expectantes a lo que nos espera en el 2020, asidos de la mano de Dios siempre. 

 

     En Shalom nos sentimos confiados en que este 2020 será uno repleto de retos que podremos superar, dichas que podremos disfrutar y bendiciones que podremos compartir. Nuestro eslogan es: ‘VISIÓN 20/20”. Es y será nuestra meta no apartar nuestra mirada del blanco de la soberana vocación, y mantenernos firmes y constantes haciendo lo que tenemos que hacer, y confiados en las promesas que Dios ha manifestado para nosotros. “VISIÓN 20/20” es nuestro norte; es nuestra misión; es nuestro propósito. Seguiremos restaurando a quien nos permita ser restaurado. Seguiremos capacitando a quien nos permita ser capacitado. Seguiremos dirigiendo a quien nos permita ser dirigido. “VISIÓN 20/20”. La mirada de fe perfecta en Dios. Tenemos la completa seguridad, que si así nos mantenemos, todo lo que enfrentemos en este nuevo año, lo conquistaremos, en el nombre del Señor Todopoderoso. 

 

     Ya los diferentes departamentos están organizados. Líderes dispuestos y disponibles para poner las manos en el arado y no mirar atrás. Listos a realizar la labor que Dios les ha encomendado en este nuevo reto. Si alguno de ellos se te acerca a pedirte que lo acompañes en este caminar glorioso, no te resistas al llamado y comparte tus ideas y tus habilidades. Dios nos capacita para beneficio de Su Iglesia. Únete a la VISIÓN 20/20 de cada departamento, y te aseguro que Dios recompensará en bendiciones tu esfuerzo y compañerismo.

 

     Comenzamos el año de rodillas ante nuestro Señor. Todo el mes estaremos orando y ayunando, pidiéndole fuerzas a Dios para que nos ayude y nos sostenga. Todo lo que planifiquemos y hagamos, será siempre para Su gloria. Recuerda: “VISIÓN 20/20”!!!

 

     La familia pastoral: Pastora Magaly, Judith Marie, Omar Alexander, Omarys Aydil, Pastor Doan, Doarys Zoé, Nahliel Doan, Keishla, Cherlian, y este tu servidor, les deseamos un año repleto de bendiciones, salud, armonía y paz. Que la presencia de Dios sea siempre prioridad en sus hogares, y que todo lo que emprendas, sea prosperado. Que el Señor te bendiga y te guarde; el Señor te mire con agrado, y te extienda su amor; el Señor te muestre su favor y te conceda la paz. 

 

     Que nuestra familia, nuestras amistades, y nuestra comunidad pueda siempre reconocer que somos conforme al corazón de Dios.

 

     FELIZ 2020!!!!  Te ama…Tu Pastor!