BIENVENIDOS A SHALOM!

  Del  corazón del  Pastor

Mensaje Pastoral Julio 2019

 

     Aunque era una réplica, el Tabernáculo en el sur de Israel inspiraba reverencia. Construido de tamaño real y lo más cerca posible de la especificaciones de Éxodo 25-27, se ergía en el desierto del Neguev. Cuando llevaban a algunos turistas por el lugar santo hasta el lugar santísimo para ver el arca del pacto, algunos comentaban y titubeaban diciendo: ¿no era acaso éste el lugar más santo, donde solo el sumo sacerdote podía entrar? ¿Cómo podrían entrar de manera tan simple y sin consecuencias?

     Esto me hace imaginar el temor de los israelitas cada vez que se acercaban a la tienda de reunión con sus sacrificios, sabiendo que estaban entrando en la presencia del Todopoderoso. ¡Y cuan admirados estarían cada vez que Dios tenía un mensaje para ellos, entregado a través de Moisés!

     Hoy podemos acercarnos directamente a Dios con confianza, sabiendo que el sacrificio de Jesús derribó la barrera entre nosotros y Dios, (Hebreos 12:22-23). Cada uno de nosotros puede hablar con Dios cuando quiere, y escucharlo directamente al leer Su Palabra. Disfrutamos de un acceso directo que los israelitas ni soñaban. Que nunca lo desestimemos, y que podamos valorar este asombroso privilegio de acercarnos al Padre como sus hijos amados cada día.

     ¡Llegamos al mes de Julio; comenzamos la segunda mitad del 2019! Estamos más cerca de nuestra convención anual A.C.E. Ya alcanzamos nuestras metas en la remodelación del templo, dentro de nuestras capacidades para hacerlo. ¡Gloria a Dios, y gracias a todos los hermanos y hermanas que lo hicieron posible! Fue grato ver cómo nos unimos en ocasiones para realizar tareas de limpieza y recogido en los alrededores del templo. Ver a los hermanos y hermanas juntos y con buena actitud, disfrutando del momento, agradando a Dios, me llenó de alegría, satisfacción y orgullo. ¡Gracias a todos y todas! ¡Quedó espectacular! El trabajo en el Señor no es en vano.

     Ahora nos toca disfrutar del momento que Dios nos ha brindado de servir a los convencionistas. Yo estoy seguro que lo van a hacer de la misma forma. Estamos expectantes de lo que Dios nos va a traer a través de los exponentes de Su Palabra en esta convención, y también estoy seguro que lo vamos a disfrutar. No solo le vamos a demostrar a Williston, sino también a nuestros hermanos y hermanas de la Asociación Cristiana Emanuel, que somos una iglesia conforme al corazón de Dios. ¡No te pierdas ninguna de las reuniones!

     Te ama… Tu Pastor.